Nuestro velero Alisios participó en la versión Mini Sal y quedó tercero en tiempo real.

Un año más la Escuela Náutica Alisios participó en la mítica Ruta de la Sal. En concreto, competimos en la versión Mini Sal que, a diferencia de la travesía general, no rodea la isla de Ibiza, sino que toma rumbo directo entre Dénia y Sant Antoni de Portmany (Ibiza).

Nuestro velero Alisios, un Sun Odyssey 49 que navega bajo bandera del Real Club Náutico de Valencia, estuvo capitaneado por nuestro profesor Jorge Romero que, junto a otros 9 intrépidos, emprendió esta aventura.

La salida desde el Club Náutico de Dénia tuvo lugar el jueves 29 de marzo a las 14h. Hubo muy poco viento al principio (apenas 2 nudos). Imaginamos que la organización no pudo retrasar la salida para que coincidiese con las salidas de Palma y Barcelona.

El momento de la salida, rodeados de decenas de veleros, fue uno de los momentos más emocionantes y de mayor adrenalina.

Tras un par de bordos y, cuando subió un poco el viento, conseguimos poner rumbo directo a Sant Antoni.

Pero la calma inicial cesó y, según pronosticaba el parte meteorológico, el viento subió hasta los 15 nudos. Así que, nosotros íbamos a una velocidad de entre 7,5 y 8,5 nudos, lo que nos dió una gran ventaja con respecto a los otros barcos.

Fuimos adelantando a nuestros competidores directos y conseguimos ampliar poco a poco nuestra distancia con ellos, dejando a la mayor parte de la flota a popa.

Sobre la 20:25 h. cayó la noche y el viento siguió constante, por lo que nuestra velocidad no aminoró. Los dos barcos que iban a la cabeza ya casi no los divisábamos y los de popa tampoco, navegábamos prácticamente solos.

 

La anécdota de la travesía fue que, cuando nos estábamos acercando a la costa, nos desviamos hacia Cabo Negro, al norte de la isla, pensando que esa era la línea de llegada; ¡pero nos equivocamos! ya que la llegada estaba en la bahía de San Antonio, en Cap Negret. Pero ambos se mencionan como Cabo Negro en la carta digital y de ahí el error.

Cuando por fin tomamos el rumbo correcto empezó a caer el viento, lo que propició que los barcos que teníamos a popa se nos aproximasen, pero no lo suficiente para poder alcanzarnos. Hicimos un último bordo y pasamos la línea de menta a las 22:40 h., tras un total de 8h y 40 minutos de navegación.

Terminamos la regata terceros en tiempo real y novenos en la clasificación final. Y es que, conviene recordar que para determinar la clasificación final se aplica un sistema de tiempos compensados denominado rating y que tiene en cuenta las características de la embarcación (tamaño, velas, etc.) para igualar así las condiciones.

En definitiva, no tocamos podium por aproximadamente 20 minutos, pero nuestro balance es positivo porque no hubo ninguna incidencia y, de un total de 23 embarcaciones que participaron en la Mini Sal, nosotros conseguimos situarnos en una muy buena posición.

No obstante, también es verdad que cometimos pequeños fallos que nos impidieron alcanzar el podium. Se nos escaparon muchas posiciones en muy poco tiempo. Pero son errores que se pueden mejorar y así intentar estar el próximo año más cerca del podium.

Además, el sábado por la mañana estuvimos viendo la llegada del resto de la flota y navegando por los alrededores de la isla.

Para nuestros alumnos fue una experiencia inolvidable. Siempre nos ha encantado participar en esta mítica prueba y ¡seguro que el año que viene repetiremos!.